Los procesadores Blackfin®, rápidos y versátiles, admiten aplicaciones avanzadas de lectores RFID

Cada vez nos encontramos más con sistemas de identificación por radiofrecuencia (RFID) en nuestra vida y trabajo. Desde el control de existencias hasta las cajas de los supermercados, la tecnología está transformando muchas aplicaciones existentes y permitiendo otras nuevas. En el extremo delantero, la "cadena de señales" comienza con pequeñas etiquetas adheridas a las unidades en cuestión; las etiquetas transmiten información en forma de flujo de bits a un lector de RFID, que detecta la presencia de etiquetas en una zona específica y lee la información que llevan. En el extremo posterior, un sistema basado en un servidor mantiene y actualiza la base de datos de etiquetas, generando alertas o iniciando otros procesos basados en la información dentro de la empresa.

La mayoría de los lectores de RFID utilizan actualmente más de un procesador para satisfacer los requisitos de la aplicación. Normalmente, una señal se interconecta con un convertidor analógico-digital (ADC) y un convertidor digital-analógico (DAC). Entonces un red el procesador se comunica con un servidor local o remoto para almacenar y recuperar información. Este artículo describe cómo estas funciones aparentemente dispares -conversión de señales y conectividad de red- pueden ser manejadas por un único procesador de la familia de procesadores Blackfin de Analog Devices.

Comenzamos con una breve visión general de la tecnología RFID, y hablamos de las aplicaciones actuales y futuras que permite. A continuación, centrándonos en la funcionalidad del lector RFID, exploramos los componentes básicos de software que deben ejecutarse en el lector RFID, así como las conexiones con el servidor. Por último, algunos diagramas esquemáticos ofrecen algunas sugerencias para la configuración del sistema.

Aplicaciones actuales y aplicaciones emergentes

La tecnología RFID permite muchos tipos nuevos de aplicaciones al permitir el control simultáneo de varios artículos, sin necesidad de que una persona "toque" cada uno (con un lector de códigos de barras manual, por ejemplo). Los tipos de aplicaciones que pueden beneficiarse de esta identificación automatizada incluyen diversas áreas como el control de inventarios, la gestión logística, la vigilancia y el cobro de peajes.

Hoy en día, la omnipresente mercancía orientada código de producto universal (UPC), un código de barras unidimensional (1D), adorna casi todo lo que se puede comprar al público. El código de barras contiene información relevante sobre el artículo al que está adherido, tal vez incluyendo el precio de venta sugerido del artículo y/o el lugar y la fecha de fabricación. Los códigos de barras 1D y 2D también pueden utilizarse para rastrear los detalles de envío de un artículo.

Los códigos de barras funcionan bien para artículos individuales, pero el flujo de trabajo se vuelve menos eficiente cuando hay muchas cosas que escanear. Por ejemplo, no es práctico abrir y escanear cada artículo individual de un palé que contiene cientos o miles de productos acabados. Pero incluso cuando hay relativamente pocos artículos que escanear, como los comestibles en la caja del supermercado, debe establecerse una alineación adecuada entre el escáner y la etiqueta a escanear. Además, manipular un artículo grande para encontrar el código de barras puede ser un reto.

La tecnología RFID sustituye el UPC por un EPC (Código Electrónico de Producto), en forma de flujo de bits. Como mínimo, un EPC permite recoger automáticamente el mismo tipo de información contenida en un código de barras y acceder a él a distancia, con una mínima intervención humana. Además, un EPC puede incluir mucha más información sobre las características de identificación únicas del artículo etiquetado, aunque haya muchos artículos idénticos. Además, a diferencia de un código de barras tradicional, no importa en qué dirección estén los artículos o cuáles sean las condiciones de luz ambiental, los artículos pueden seguir siendo detectados y rastreados. La niebla, la oscuridad e incluso la suciedad en el almacén ya no son importantes.

Otras formas de uso de los sistemas RFID en la actualidad son

  • En los palés y cajas de los supermercados, pueden hacer un seguimiento de los activos y permitir una mejor gestión de los mismos. Con la posibilidad de escribir en la etiqueta, se puede incluir información adicional (por ejemplo, la fecha de caducidad). Además, se puede configurar el reaprovisionamiento automático para mantener las estanterías bien abastecidas.
  • En las bibliotecas, pueden utilizarse para automatizar la entrega y devolución de materiales que antes se identificaban leyendo las etiquetas individualmente con un escáner de códigos de barras.
  • En las etiquetas de la ropa, pueden identificar el verdadero origen del artículo. Utilizando el número de identificación de la etiqueta, el artículo puede certificarse como auténtico o marcarse como falso para su investigación.
  • En la industria farmacéutica, pueden utilizarse para protegerse de los suministros falsificados.
  • En las competiciones deportivas, pueden seguir con precisión el progreso de un corredor durante una carrera larga.

Visión general del sistema RFID

La RFID utiliza transmisiones de radiofrecuencia (RF) para comunicarse con los objetos, identificarlos, clasificarlos o seguirlos. Cada objeto tiene su propia RFID etiqueta (también conocido como transpondedor). El sistema general utiliza un lector de etiquetasun lector de etiquetas es un subsistema que recibe la energía de radiofrecuencia de cada etiqueta. El lector lleva incorporado un software que gestiona la interrogación, descodificación y procesamiento de la información de la etiqueta recibida y se comunica con un sistema de almacenamiento que alberga una base de datos de etiquetas y otra información relevante. La figura 1 muestra un diagrama conceptual de un sistema RFID.

Figura 1: Representación simplificada de un sistema RFID.

Lectores RFID

RFID lector proporciona la conectividad entre las etiquetas individuales y el sistema de seguimiento/gestión. Disponible en una variedad de factores de forma, suele ser lo suficientemente pequeño como para ser montado en un mostrador, un trípode o la pared. Dependiendo de la aplicación y de las condiciones de funcionamiento, puede haber una multiplicidad de lectores para dar servicio completo a una zona concreta. En un almacén, por ejemplo, una red de lectores puede garantizar que el 100% de todos los palés sean interrogados y registrados al pasar del punto A al punto B.

En general, el lector realiza tres funciones principales: la comunicación bidireccional con las etiquetas para aislar algunas de ellas, el tratamiento inicial de la información recibida y la conexión con el servidor que enlaza la información con la empresa.

El lector RFID debe manejar múltiples etiquetas en el campo de interés, una consideración muy importante en aplicaciones con muchas etiquetas en un área espacial pequeña (por ejemplo, múltiples productos etiquetados que residen en muchos palés de la fábrica).

Lee:  Sistema simulador de solución de alta precisión con función de inyección de fallas

El principal reto en un escenario de múltiples lectores/etiquetas es que se producen colisiones cuando muchos lectores envían solicitudes y muchas etiquetas responden al mismo tiempo. La forma más habitual de evitar este problema es utilizar algún tipo de algoritmo de multiplexación por división de tiempo. Los lectores pueden configurarse para consultar en diferentes momentos, mientras que las etiquetas pueden configurarse para responder tras un intervalo de tiempo aleatorio. Evidentemente, poder implementar esta función en el software integrado proporciona una flexibilidad adicional.

Transpondedores RFID ("etiquetas")

Una etiqueta RFID está formada por un circuito integrado (CI) que contiene información única (como los datos del EPC) sobre el objeto al que se adhiere la etiqueta, una antena (normalmente un patrón de circuito impreso) para recibir energía de radiofrecuencia del lector y para transmitir información, y algún tipo de vivienda que encierra los componentes de la etiqueta. Conviene recordar que el término "objeto" anterior puede aplicarse a muchas cosas diferentes, desde productos de fábrica hasta animales o personas. La distancia entre la etiqueta y el lector, una variable importante del sistema, está directamente influenciada por la tecnología de la etiqueta. Las etiquetas pueden ser pasivo, activoo semiactivo.

Etiquetas pasivas

Las etiquetas pasivas son el tipo más sencillo. Alimentados exclusivamente por la energía de radiofrecuencia enviada por el lector, no llevan batería incorporada, por lo que pueden ser baratos, mecánicamente robustos y bastante pequeños (por ejemplo, del tamaño de una uña del pulgar). Las etiquetas pasivas, sin embargo, tienen un alcance limitado entre el lector y la etiqueta, ya que la potencia recibida depende de su proximidad física al lector de RFID.

El alcance del enlace también se ve afectado por la frecuencia de RF elegida. Las etiquetas de baja frecuencia (LF) suelen utilizar la parte del espectro comprendida entre 125 kHz y 135 kHz, y se utilizan principalmente para el control de acceso y el etiquetado de animales, debido a su limitado alcance. Las etiquetas de alta frecuencia (HF), que funcionan principalmente en la banda de 13,56 MHz, tienen un alcance de unos pocos metros. Generalmente se utilizan para la lectura simple de objetos individuales, como el control de acceso, el cobro de peajes y el seguimiento de objetos portátiles, como los libros de la biblioteca.

Las etiquetas UHF, en cambio, funcionan en frecuencias entre 850 MHz y 950 MHz y tienen un alcance mucho mayor: 3 metros o más. Además, debido al mayor ancho de banda potencialmente disponible, un lector puede interrogar a varias de estas etiquetas a la vez, en lugar de leer una sola etiqueta a frecuencias más bajas. Esta característica minimiza la necesidad de múltiples lectores en una zona determinada, lo que hace que las etiquetas UHF sean muy populares en aplicaciones industriales para el seguimiento y el control de inventarios. Sin embargo, las etiquetas UHF no pueden penetrar eficazmente en los líquidos, lo que supone un gran inconveniente, y las hace menos útiles para los objetos llenos de líquido, como las bebidas y los seres humanos. Para rastrear estos objetos, a menudo se utilizan etiquetas HF.

En un encuesta de 2004 de los proveedores de etiquetas pasivas, se espera que el precio de las etiquetas UHF alcance los 16 céntimos por etiqueta en 2008, frente a los 57 céntimos de 2003, lo que sigue haciendo del etiquetado de artículos un enfoque rentable para el seguimiento de activos e inventarios.

Etiquetas semiactivas

Al igual que las etiquetas pasivas, las semiactivas reflejan (en lugar de transmitir) la energía de radiofrecuencia al lector de etiquetas para enviar la información de identificación. Sin embargo, estas etiquetas también contienen una batería para alimentar sus circuitos integrados. Esto permite aplicaciones interesantes, por ejemplo cuando se incluye un sensor en la etiqueta. Además de los datos estáticos de identificación, cada transpondedor puede transmitir atributos en tiempo real, como la temperatura, la humedad y la hora. Al utilizar la batería sólo para alimentar un simple CI y un sensor, y al no incluir un transmisor, la etiqueta semiactiva consigue un compromiso entre coste, tamaño y alcance.

Etiquetas activas

Las etiquetas activas van un paso más allá, proporcionando energía tanto al CI de la etiqueta (como a cualquier sensor) y el transmisor de radiofrecuencia, utilizando una batería incorporada. Como se autoalimentan, pueden funcionar a una distancia mayor entre el lector y la etiqueta (hasta más de 100 metros), lo que también permite que las mercancías pasen por el lector mucho más rápidamente que con los sistemas de etiquetas pasivas o semiactivas. Además, las etiquetas activas pueden llevar mucha más información del producto que un simple código EPC.

La desventaja es que la batería reduce la vida de una etiqueta activa y aumenta su coste y tamaño. Las etiquetas activas suelen funcionar en las bandas industriales, científicas y médicas (ISM) de 433 MHz y 2,4 GHz, que están disponibles en la mayor parte del mundo. Por lo tanto, a medida que surgen cada vez más productos de consumo inalámbricos con tecnologías 802.11 y Bluetooth a 2,4 GHz, las etiquetas activas se utilizan cada vez más® como resultado del desarrollo de estos módulos, la coexistencia de las etiquetas activas y estos dispositivos se convierte en una cuestión importante.

Arquitectura del software del lector RFID

Una vez descrita la funcionalidad básica de un lector RFID, pasamos a considerar cómo implementar el lector con procesadores Blackfin convergentes. Los tres elementos de la arquitectura del software del lector RFID son: el interfaz del servidor back-endel middlewarey el algoritmos del lector de etiquetas de la parte delantera. Aunque están separados, todos estos elementos de la arquitectura de software pueden funcionar simultáneamente en un único procesador Blackfin.

Servidor Backend y Conectividad

A menudo el lector RFID contiene un elemento de red: Ethernet por cable (IEEE 802.3), Ethernet inalámbrico (IEEE 802.11 a/b/g) o ZigBee (IEEE 802.15.4), por ejemplo, que conecta eventos de lectura RFID únicos con un servidor central. El servidor central ejecuta una aplicación de base de datos, con funciones que incluyen el cotejo, el seguimiento y el almacenamiento. En muchas aplicaciones, también hay una función de "alerta" (el activador de reabastecimiento, para los sistemas de gestión de la cadena de suministro y del inventario, o una alerta a un guardia, para las aplicaciones de seguridad).

Lee:  Qué es un interruptor DPST: funcionamiento y aplicaciones

Por cierto, un lector construido en torno a un procesador embebido de alto rendimiento que ejecuta µClinux (también uClinux) tiene una ventaja considerable sobre el que no lo tiene cuando se comunica con un servidor de fondo. La presencia de una sólida pila TCP/IP y la disponibilidad de motores de bases de datos SQL reducen en gran medida una carga de integración que, de otro modo, sería grande en el proceso de desarrollo.

Middleware

El término middlewareel middleware, tal y como se utiliza en la RFID, tiene una definición algo diferente de su uso en otros sistemas integrados. En términos de RFID, el middleware es la capa de traducción de software entre el lector RFID del front-end y el sistema empresarial del back-end. El middleware filtra los datos del lector y se asegura de que no haya lecturas múltiples o datos erróneos. En los primeros sistemas RFID, el middleware se ejecutaba en el servidor, pero ahora el filtrado de los datos RFID suele hacerse en el lector antes de enviarlo a la red corporativa. Este mayor nivel de funcionalidad es otra ventaja que los procesadores integrados aportan a este espacio de aplicación.

Parte delantera del lector

El procesamiento de la señal del sistema, intensivo en filtros y transformaciones, que se produce en el extremo frontal del reproductor, requiere un dispositivo con el tipo de alto rendimiento de procesamiento de la señal que suele asociarse a los procesadores Blackfin.

Convertidores A/D y D/A Ahora que tenemos una idea general de los componentes de un sistema RFID, vamos a centrarnos en la conectividad desde la perspectiva del lector RFID. Para comunicarte con una etiqueta, el front-end de señal mixta (MxFE®) IC forma la interfaz de interés.

Los dispositivos MxFE son subsistemas versátiles de frecuencia intermedia que incluyen convertidores A/D y D/A, amplificadores de bajo ruido, mezcladores, circuitos AGC y filtros programables. Los flujos de salida de datos I&Q se conectan directamente a los puertos paralelos del procesador. Los miembros de la familia de CI MxFE de Analog Devices son los receptores de banda estrecha de mayor rendimiento del mercado, muy adecuados para la RFID y otras aplicaciones.

La figura 2 muestra el diagrama de bloques de un dispositivo MxFE típico.

Figura 2
Figura 2. Diagrama de bloques de un circuito integrado MxFE representativo, el AD9861.

Procesadores Blackfin para aplicaciones RFID

Los procesadores Blackfin ofrecen conectividad a redes cableadas e inalámbricas. Algunos procesadores, como el ADSP-BF536 y el ADSP-BF537, tienen una MAC Ethernet 10-Base-T/100-Base-T en el chip. En cuanto a la tecnología inalámbrica, todos los procesadores Blackfin pueden conectarse directamente a los conjuntos de chips 802.15.4 ZigBee e IEEE 802.11 a través del SPI® y los dispositivos SPORT. Se pueden conseguir transferencias a velocidad de línea sin consumir todo el ancho de banda del procesador.

Además, los procesadores Blackfin incluyen un interfaz periférico paralelo (PPI), que puede conectarse directamente a los ADC y DAC como los mencionados anteriormente. Algunos procesadores Blackfin incluyen dos PPI, que pueden ampliar aún más la funcionalidad del sistema, por ejemplo, permitiendo conectar una cámara a un lector RFID. Además de las aplicaciones RFID, estas características de la Blackfin también son especialmente interesantes para las aplicaciones de códigos de barras 1D y 2D, debido a la capacidad de la Blackfin de realizar el control del sistema, la conexión en red y el procesamiento de imágenes en el mismo dispositivo.

Para las aplicaciones RFID, a menudo basta con una sola PPI debido a la forma en que el lector RFID interroga a las etiquetas. En primer lugar, la IPP se configura en transmite el procesador envía una secuencia digital a un convertidor digital-analógico. La secuencia transmitida se convierte en una señal analógica, que se convierte y se envía para excitar/despertar las etiquetas RFID locales, que responden. Simultáneamente, la IPP se reconfigura en un receptor en un pequeño número de pulsos de reloj del sistema desde el procesador (véase la nota EE 236), como se muestra en la figura 3. De este modo, una señal de RF convertida aguas abajo puede ser muestreada por un ADC y alimentada directamente en la Blackfin. En la figura, el tiempo entre cada recibir (Rx) y transmite el intervalo de transmisión (Tx) se mide en ciclos de reloj del sistema. El tiempo transcurrido permite que la señal transmitida llegue a la etiqueta y que ésta transmita una respuesta.

Figura 3
Figura 3: Ilustración de la secuencia Tx/Rx de un lector RFID con una sola interfaz ADC/DAC.

En algunas aplicaciones RFID, un solo procesador Blackfin puede actuar como servidor, por ejemplo cuando no se requieren grandes tiendas de datos ni manipulaciones de bases de datos. Por ejemplo, imagina que un padre anciano lleva una pulsera con una etiqueta que se puede controlar en la casa. Si no hay señales de actividad en un intervalo de tiempo determinado, la organización de vigilancia podría alertar a los amigos o familiares registrados.

Los componentes de software que conforman la infraestructura de un lector RFID Blackfin están disponibles en el sitio web Blackfin.uClinux.org. Esto incluye los controladores necesarios para interactuar con el circuito integrado de señal mixta, así como un controlador DMA que es muy útil para mover datos por el sistema. También están disponibles la pila de red basada en µClinux y los motores de bases de datos SQL. Desde el punto de vista del sistema, se pueden integrar rápidamente en los dispositivos Blackfin funciones adicionales como tarjetas Wi-Fi 802.11, memorias USB e interfaces de tarjetas CompactFlash. Para más información, consulta http://blackfin.uclinux.org.

EJEMPLOS DE SISTEMAS RFID

Sistemas RFID por cable

La aplicación más común de la RFID es la gestión de activos, que se beneficia de la reducción de las pérdidas de inventario, la eliminación de las entregas incorrectas, la mejora de la logística de distribución y la reducción de las roturas de stock al poder seguir el movimiento de un palé por el almacén. Un sistema RFID en un gran almacén puede seguir el movimiento de un palé cargado con un contenedor desde el momento en que entra en el almacén hasta que sale. Este sistema se basa en lectores fijos de RFID colocados en todo el almacén y en los puntos de entrada y salida de los envíos.

Como medio para simplificar la infraestructura cableada, Redes Power-over-Ethernet (PoE) son ideales para este tipo de aplicaciones. La norma IEEE 802.3a/f PoE se ocupa de los sistemas en red en aplicaciones de baja potencia. Un sistema PoE, como el que se muestra en la Figura 4, consta de equipo de suministro de energía (PSE) y un dispositivo alimentado (PD). El PSE proporciona energía a través de la línea Ethernet, mientras que el PD (en el contexto de esta discusión) es el procesador convergente en red y sus componentes circundantes. El PoE tiene una longitud de cable máxima recomendada de 100 metros, que es adecuada para muchas aplicaciones RFID integradas, debido a su relativa movilidad y a la eliminación de los costes asociados a la instalación de cables y tomas de corriente convencionales.

Figura 4
Figura 4: Ejemplo de un sistema de seguimiento de activos RFID basado en PoE.

Un procesador de red que soporte aplicaciones RFID integradas requiere un rendimiento y una integración suficientes para manejar una sofisticada pila IP multicapa, además del software de adquisición RFID. El procesador Blackfin ADSP-BF537, que incluye una MAC Ethernet 10-Base-T/100-Base-T, es un buen ejemplo de esta integración. Por ejemplo, muchos dispositivos Ethernet PHY proporcionan un pin de estado con la capacidad de interrumpir en un cambio de estado. Esta característica se integra perfectamente con la funcionalidad de interrupción de Blackfin para producir un sistema robusto y de bajo consumo.

RFID inalámbrica de bajo coste

Para aplicaciones como un escáner montado en una carretilla o un escáner de mano, en las que no es posible el funcionamiento con cable o PoE, los protocolos inalámbricos como el IEEE 802.11b/g permiten que los lectores RFID se conecten a una red inalámbrica punto de accesocomo se muestra en la Figura 5. Los procesadores Blackfin pueden conectarse a los chipsets 802.11 a través de interfaces serie o paralelas. Además, debido a su potencia de cálculo, estos procesadores admiten implementaciones 802.11a/b/g tanto split-MAC como full-MAC. Por ejemplo, puede ser necesaria una MAC completa para la integración de una tarjeta CompactFlash 802.11b, que interactúa con el puerto de memoria asíncrono del Blackfin. Una implementación de Split-MAC suele tener una interfaz SPORT o SPI - el baja MAC reside en el chipset inalámbrico, mientras que el mAC superior se ejecuta en el software Blackfin.

Figura 5
Figura 5: Ejemplo de un sistema inalámbrico de seguimiento de activos por RFID.

Aunque sus requisitos de pila y procesamiento pueden ser manejados fácilmente por un procesador de un solo núcleo, las aplicaciones inalámbricas ponen a prueba los límites del rendimiento frente al consumo de energía Consumo de energía gestionadolas capacidades de gestión dinámica de la energía de los procesadores convergentes de bajo coste, como el ADSP-BF531, permiten un rendimiento escalable en función de los requisitos de la aplicación. Estos modos dinámicos de potencia están diseñados para permitir un rendimiento y una disposición de potencia flexibles para casi cualquier sistema en red.

Sistemas de alto rendimiento

En las aplicaciones emergentes, la tecnología RFID se está combinando con dispositivos adicionales, como sensores biométricos o sensores de imagen CMOS. Como se muestra en la Figura 6, en las aplicaciones avanzadas de autorización de seguridad y de control de acceso del personal, la RFID se combina con el análisis de imágenes para garantizar que, en un entorno seguro, no sólo hay exactamente N personas en la sala, pero todas son "personas autorizadas"

Figura 6
Figura 6. Ejemplo de un sistema de clasificación de seguridad RFID.

Los requisitos computacionales de estas aplicaciones son ideales para ser procesados por doble núcleo procesadores convergentes como el ADSP-BF561. Un núcleo de procesador adicional no sólo duplica efectivamente la carga computacional que puede manejar el dispositivo, sino que también ofrece sorprendentes ventajas estructurales que no son inmediatamente obvias.

Tradicionalmente, un procesador de doble núcleo emplea tareas discretas, y a menudo diferentes, realizadas en cada núcleo. Por ejemplo, un núcleo puede realizar todas las tareas relacionadas con el control, como la conexión en red, la interconexión con el almacenamiento masivo, la adquisición de RFID y el control de flujo general. Este núcleo es también donde probablemente residirá el sistema operativo o núcleo. Mientras tanto, el segundo núcleo puede dedicarse a las funciones de procesamiento de alta intensidad de la aplicación. Por ejemplo, la parte de procesamiento de vídeo del algoritmo de reconocimiento humano puede ejecutarse en el segundo núcleo, y los paquetes de datos resultantes pueden pasarse al primer núcleo para su transmisión a través de una interfaz de red.

El ADSP-BF561 de doble núcleo contiene dos memorias de instrucciones y datos L1 de alta velocidad (locales para cada núcleo), así como una memoria L2 compartida entre los dos núcleos. Cada núcleo tiene el mismo acceso a una amplia gama de periféricos: puertos de vídeo, puertos serie, temporizadores, etc. Como se ha mencionado anteriormente, un núcleo de un ADSP-BF561 puede manejar los componentes de adquisición y de red de RFID, mientras que el otro núcleo puede dedicarse a los sistemas de clasificación de imágenes que pueden detectar, clasificar y rastrear objetos en tiempo real.

µClinux

El sistema operativo µClinux es una elección popular para facilitar tanto la conectividad de la red -que es el mayor componente de software del lector- como los requisitos críticos de solidez y cumplimiento de normas. Cuando se leen las etiquetas RFID, es esencial asegurarse de que se cumplen los requisitos de tiempo real. Como el programador de µClinux no es estrictamente de tiempo real, puede ser sustituido por el programador de tiempo real ADEOS, que retiene de forma segura las interrupciones de µClinux hasta que se complete el procesamiento crítico de tiempo real. Esto significa que el software del front-end puede ejecutarse en tiempo real desde el dominio ADEOS, mientras que el middleware y la interfaz del back-end pueden ejecutarse en el entorno tradicional de µClinux. Esta división permite al usuario controlar la aplicación en tiempo real, a la vez que le da acceso a todas las ventajas del software de código abierto. Para más información sobre µClinux o ADEOS, visita el sitio web de la empresa Wiki de µClinux Blackfin.

La Figura 7 muestra una placa de evaluación MxFE de Analog Devices conectada a una plataforma de desarrollo Blackfin ADSP-BF537 STAMP, que ejecuta el código del controlador MxFE, el sistema operativo µClinux y la pila de red TCP/IP.

Figura 7
Figura 7. Un sistema de evaluación basado en Blackfin para aplicaciones de lectores RFID.

Conclusión

Como hemos demostrado, las aplicaciones de RFID ya no requieren tanto un procesador de señales dedicado para la interconexión ADC/DAC como un microcontrolador para la conexión en red. Un procesador convergente de la familia Blackfin puede encargarse de la conexión en red y el control, al tiempo que mantiene un rendimiento suficiente para la interconexión de los convertidores y los algoritmos de coincidencia de patrones. Esto reduce el coste de las listas de materiales y acelera el tiempo de comercialización de la próxima ola de aplicaciones RFID.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los procesadores Blackfin®, rápidos y versátiles, admiten aplicaciones avanzadas de lectores RFID puedes visitar la categoría Generalidades.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up